Muere la Reina Isabel II de Inglaterra

El Palacio de Buckingham confirmó la muerte de la Reina Isabel II, a los 96 años. En el texto oficial decía que“después de una evaluación adicional esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica”.

La agenda de la monarca se canceló y ella se recluyó en Balmoral, un castillo idílico en Escocia donde ella contaba que pasó sus mejores momentos. 

Primero se anunció que el príncipe Carlos y Camilla Parker habían salido a Balmoral de urgencia. Luego, viajaron William y Kate. Después, Harry y Meghan partieron desde Londres. Al final, la noticia se confirmó, el Reino Unido sin la Reina Isabel II, un escenario que nadie quería imaginarse.

Fue coronada el 2 de junio de 1953 en una ceremonia religiosa envelada en fastuosidad y misterio, bajo la dureza de la posguerra. “Tienen que verme para creerme”, explicó la reina al permitir, por primera vez en la historia, la transmisión del rito por televisión. Eso sí, las cámaras tuvieron que apagarse en la unción de Isabel con una receta secreta de aceites, herencia de la tradición bíblica. Su coronación fue un sacramento, por el que aceptó cumplir con un magisterio más que con un servicio político. Con devoción y con astucia, se volvió la exitosa jefa del Estado que tuvo el trono británico.

Barack Obama, dice que Isabel es de esos gigantes cuyas vidas han abarcado momentos tan trascendentales, que no necesitan posar ni comerciar con modas ni encuestas; que hablan con profundidad y conocimiento, sin acudir a citas. En efecto, ella vio lo peor de la Guerra Fría, la caída del muro de Berlín, la Perestroika, la revolución científica y tecnológica, guerras como las de Vietnam, Corea, el Golfo Pérsico y Afganistán: y el surgimiento de China.

Mientras que en los regímenes presidencialistas de Colombia el primer mandatario es jefe de Estado y de Gobierno a la vez, en una monarquía parlamentaria como el Reino Unido, la reina era la jefa del Estado, que representa lo perdurable, y el primer ministro es el jefe del Gobierno, que vive del ritmo cambiante de la política. En su relación, la reina cumple un papel asesor, cada vez mejor, en virtud de la sabiduría que ha atesorado. Además, la reina recibía un pago anual del gobierno, el Sovereign Grant, que el año pasado fue de unos 106 millones de dólares. Esta suma la gastaba en remunerarse a sí misma y los miembros de su familia, además del mantenimiento de sus palacios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: