Elecciones 2022

Colombia tiene sin duda, en sus manos, la solución

Más allá de sesgos políticos, la crisis en Colombia exige ejercer el derecho al voto y tomar una decisión autónoma y sensata que le permita al país seguir fortaleciendo tras dos años de sufrir los embates de la pandemia. 

La izquierda representa hoy una amenaza para lograr dicha estabilización ya que, sus políticas sociales, o más bien populistas, suponen una reacción negativa de parte de los inversionistas extranjeros quienes verían en Colombia un potencial escenario como el que atraviesa hoy Venezuela y optaron por destinar sus recursos a economías más estables. 

En contraste está la derecha encabezada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, el fenómeno político más importante de los últimos tiempos en el país, o que se ha encargado de gobernar los últimos 20 años al país y ha logrado a mantener al país con la economía y la democracia más estable de la región, contando los dos años de pandemia. 

Iván Duque Márquez, actual presidente de la república y pupilo de Uribe, ha cumplido con los objetivos propuestos de su gobierno en materia de inversión, equidad, crecimiento económico y reactivación segura, las cuales han puesto a Colombia como el país con mejores proyecciones de crecimiento económico de todo el continente y en medio de la pandemia del Covid -19, aunque la izquierda haya emprendido una campaña de desprestigio en su nombre para así llegar al poder el próximo año.

El candidato del uribismo para este periodo es Oscar Ivan Zuluaga y con él esperamos que este progreso se siga dando. No queremos que se hagan realidad las promesas de cientos de empresarios que generan miles de empleos a lo largo y ancho del país que han manifestado irse del país si la izquierda gana en las siguientes elecciones presidenciales para el 2022, alegando falta de garantías comerciales. 

¡Jóvenes no se dejen engañar! Las promesas de igualdad como las contempla la izquierda son el inicio del fin de un país y de esos ejemplos si que tenemos en Latinoamérica. Lo único que conseguiremos es que un tirano como Petro termine convirtiendo a Colombia en una Venezuela en la que reina la miseria. 

Las clases populares no necesitan que les regalen las cosas mientras el gobierno se queda sin recursos para poder cumplir con otras obligaciones, necesitan que se les sigan generando oportunidades laborales que les permitan tener un poder adquisitivo que, además de mejorar su calidad de vida, ayude a dinamizar la economía nacional. 

La nefasta izquierda con su discurso de odio entre clases pretende dividir y desinformar al país porque es la única forma que tiene para llegar al poder.  La actualidad de Colombia exige una, primero que nada, salir a ejercer el derecho al voto y  la toma de una decisión autónoma y sensata que le permita al país seguir fortaleciendo tras dos años de sufrir los embates de la pandemia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: