Noticias

La segunda instancia en Colombia

Luego de la extradición a Colombia del exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, y la pena de 17 años de cárcel que deberá pagar en el país, el partido Centro Democrático ha insistido en pedir que, a partir de su caso particular, se apruebe la doble instancia para aforados que ya habían sido condenados por la Corte Suprema.

Hasta 2018, la Constitución y las leyes colombianas establecían que los altos funcionarios del Estado que ostentaban fuero, no fueran juzgados penalmente en tribunales ordinarios, sino por la Sala Penal de la Corte Suprema como única instancia.

Sin embargo, como la posibilidad de impugnar un fallo en los procesos judiciales es considerada un derecho para cualquier ciudadano, en ese año el Congreso aprobó el Acto Legislativo 01 del 18 de enero, que estableció que dentro de la misma Corte Suprema, la Sala de Casación Penal y las salas especiales constituyeran primera y segunda instancia para los aforados. La sentencia SU-217 del 21 de mayo de 2019, de la Corte Constitucional, ratificó el cambio.

Y como ocurre siempre en el Derecho, cada nueva ley o reforma se aplica a partir de su sanción y promulgación, pero no de manera retroactiva para casos que ya habían sido cerrados. La reforma no cobijó a Arias, pues había sido condenado en 2014.

Un caos sin precedentes

Hace cuatro días, voces del Centro Democrático como la de la senadora Paloma Valencia y la del senador Edward Rodríguez, anunciaron que ese partido prepara un proyecto de ley que radicará en ante el Congreso próximamente, para lograr que la doble instancia para aforados se aplique de manera retroactiva.

La propuesta, aunque favorecería al exministro condenado por el caso Agro Ingreso Seguro, crearía un caos sin precedentes en el país. De acuerdo con un informe de la Fundación Paz y Reconciliación, actualmente hay en el Congreso 8 senadores y 6 representantes que son “herederos” de la parapolítica y que, junto a otros corporados, tendrían que declararse impedidos para la votación del proyecto, lo que podría generar un cuello de botella de dimensiones iguales o superiores al que ocasionó el debate de las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP y retrasaría la nueva legislatura en el debate de temas trascendentales para el país, como la Reforma Política, los proyectos anticorrupción y la Reforma a la Justicia.

Además, la Justicia ya falló desde 1991 hasta 2018 en los casos de por lo menos 250 aforados, entre ellos, un exgobernados y 58 excongresistas por parapolítica, un excongresista por el caso Odebrecht, y un exgobernador por el Cartel de la Toga. Todos ellos podrían pedir la revisión de sus sentencias.

0 comments on “La segunda instancia en Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: