Manizales, la mejor del país en educación superior en Colombia

En Medellín fue presentado ayer el segundo Índice de Ciudades Universitarias (ICU), aplicado por la Red de Ciudades Cómo Vamos. De acuerdo con este informe, Manizales alcanzó un porcentaje de favorabilidad de 69,84 por ciento, superando así a Medellín (67,60) y Bogotá (58,51).

El ICU busca medir qué tan atractiva es una ciudad al momento de elegirla para cursar una carrera universitaria y para esto analiza cinco aspectos fundamentes: calidad de la educación superior, ambiente universitario, costos de vida, calidad de vida y empleabilidad de los egresados.

“En esta oportunidad la ciudad fue muy bien calificada en calidad de vida, un factor que, cuando se toma la decisión de venir a estudiar, marca una diferencia importante. En este ítem se está por encima de las grandes capitales”, explicó Natalia Escobar Santander, directora de Manizales Cómo Vamos.

Otros puntos a favor de la ciudad fueron la calidad de la educación y el ambiente universitario, que incluye la oferta cultural, la tolerancia y la inclusión. Si bien la capital presenta buenos números, hay aspectos por mejorar.

“El costo de vida y la empleabilidad de los egresados fueron los de más baja puntuación. Pero uno de los aspectos que más preocupa es el desempleo, pues la falta de ocupación juvenil aumentó en 2017”, anotó Escobar.

El camino a recorrer es amplio, señaló la Directora. Los estudiantes reclaman mejores beneficios económicos, como tarifa diferencial de transporte, subsidio de alimentación y vivienda. Además, aspectos académicos como bibliotecas 24 horas.

“La ciudad debe trabajar en estas peticiones y más aún cuando en su Plan de Ordenamiento Territorial tiene como meta convertirse en la ciudad universitaria del país”, añadió.

El ICU permitió también conocer los grandes avances que ha tenido Pereira en lo relacionado a ambiente universitario. De acuerdo con las cifras, la capital de Risaralda tuvo el mejor progreso histórico, con un aumento de 17,12 puntos porcentuales entre el 2014 y el 2017. Es decir, una mejora del 32,96 por ciento.