Ernesto Macías no consultará a la Corte Constitucional objeciones a la estatutaria de la JEP

El presidente del Senado, Ernesto Macías, no tomó en cuenta la sugerencia que le hizo Angélica Lozano, de la Alianza Verde, de consultar primero a la Corte Constitucional si es procedente tramitar las objeciones parciales hechas por el presidente Iván Duque a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el Congreso, teniendo en cuenta que el alto tribunal ya se había manifestado en esa materia.

“No es posible hablar de la existencia de dudas razonables sobre la competencia del Congreso de tramitar objeciones presidenciales al proyecto de ley estatutaria de la JEP y, en consecuencia, que será necesario consultar a la Corte Constitucional, en tanto esta no es un órgano consultivo del Legislativo, dentro de las facultades que nuestro Estado de Derecho le otorga, razón por la cual, no hay lugar a suspender el estudio de las objeciones hasta que el tribunal emita un pronunciamiento respecto de la petición elevada por el presidente de la Cámara de Representantes el 13 de marzo”, se lee en la carta de respuesta a la petición de Lozano.

Según Macías, la ley estipula, a través del artículo 165 de la Constitución, que el Congreso es el encargado de estudiar las objeciones presidenciales, por más de que ya hayan pasado por la Corte Constitucional. “El proyecto de ley objetado total o parcialmente por el Gobierno volverá a las cámaras a segundo debate”. En ese sentido, defendió la potestad del presidente de objetar por inconveniencia seis puntos de los 159 de la estatutaria de la JEP, a la luz de la Constitución y de la Sentencia C-633 de la misma Corte Constitucional, que explica los alcances de los reparos hechos por el Ejecutivo.

Esta misma sentencia, de acuerdo con el aparte que anexa en la carta de respuesta de Macías a Lozano, indica que las comisiones que estudien las objeciones deberán hacer un informe sobre estos reparos exclusivamente, haciendo recomendación a las dos cámaras para que las aprueben o, de lo contrario, insistir en la sanción presidencial. Así pues, a su juicio, el proyecto de ley estatuaria no se hundiría si alguna de las dos cámaras no acepta las objeciones. En este caso, solo se archivarían los reparos y el resto del articulado permanecería inamovible.

El senador uribista termina la misiva reiterando su postura en continuar con el trámite de las objeciones dentro del Congreso, sin tener que consultar a la Corte para hacerlo: “Cabe concluir que no hay lugar a suspender el procedimiento”, dice.

Contrario a Macías, el presidente de la Cámara, el representante liberal Alejandro Carlos Chacón, consultó a la Corte Constitucional para no incurrir en ninguna falta disciplinaria o un proceso inconstitucional, como lo advirtió el procurador Fernando Carrillo, quien sostuvo que “la decisión del mandatario va a generar un enfrentamiento innecesario entre los poderes públicos y a abrir un espacio de inseguridad jurídica sobre el cumplimiento de los compromisos del Acuerdo Final”.

Sin tener aún una respuesta de la Corte, este lunes, Chacón conformó la comisión accidental que revisará las objeciones, la cual estará integrada por Juanita Goebertus, Alianza Verde; Carlos Ardila, Partido Liberal; Álvaro Hernán Prada, Centro Democrático, Jaime Felipe Lozada, Partido Conservador; José Daniel López, Cambio Radical; David Racero, de los Decentes; y John Jairo Cárdenas, del Partido de la U. Por su parte, Macías anunciará hoy en plenaria quiénes serán las personas encargadas de esta tarea.

REDACCIÓN.