Caribe Centrales Nacional Noticias Pacífico Política Regiones

Las movilizaciones que se le vienen a Duque

Se acercan movilización en 32 municipios del país, a partir de hoy, convocada por la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam) y Marcha Patriótica. Inicio, también hoy, de la negociación del pliego de peticiones de los trabajadores del sector estatal. Reunión de Dignidad Cafetera —el 15 de marzo en Neiva y el 21 en Pereira— para definir la hora cero de una gran movilización agropecuaria. Paro de la Federación Nacional de Educadores (Fecode) los días 19 y 20 de marzo. 

Movilización de comunidades indígenas, afros y campesinas en el Cauca, la denominada Minga por la Vida, desde este fin de semana, en diferentes territorios del suroccidente del país. Llamado a la protesta social por parte de organizaciones campesinas del Meta y el sur de Córdoba. Movilización de campesinos cultivadores de coca en San José del Fragua (Caquetá).

Estos son los paros y movilizaciones que desde esta semana se le vienen encima al gobierno del presidente Iván Duque y que representan una prueba de fuego en cuanto al manejo que el primer mandatario les dé, en lo que tiene que ver con su negociación e incluso con la manera como se afrontarán los posibles bloqueos.

Las recientes encuestas muestran un repunte en el nivel de aprobación de la gestión de Duque, cimentada en su liderazgo en el llamado cerco diplomático al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y, en alguna medida, a la decisión de suspender los diálogos de paz con el Eln tras el atentado de esa guerrilla a la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá. Y una coincidencia: el fin de semana, cuando se puede decir que arrancó la agitación social, el primer mandatario anunció su decisión de objetar algunos puntos de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tema transversal a casi todas las protestas.

En efecto, hay algunos factores comunes en lo que tiene que ver con la motivación de estas movilizaciones, entre ellos, precisamente, la exigencia de la implementación del Acuerdo de Paz, que incluye la estatutaria de la JEP. Los otros tienen que ver con el rechazo al proyecto de Plan Nacional de Desarrollo (PND) del Gobierno, las amenazas y crímenes de líderes sociales y defensores de derechos humanos, y el incumplimiento en los programas de sustitución de cultivos ilícitos.

Por supuesto, hay también particularidades en cada movimiento o en cada región. Fecode reclama el derecho a la libertad de cátedra, a la salud digna y de calidad para los docentes y sus familias, a la vida ante las persistentes amenazas y violencia contra los docentes, y expresa su rechazo al PND que, considera, “asfixia la educación, no aumenta el presupuesto, ni garantiza los ascensos”.

En el Cauca, una de las regiones donde históricamente se han hecho sentir con más fuerza las movilizaciones de las comunidades indígenas y campesinas, el gobernador Óscar Campo le solicitó al Gobierno Nacional establecer cuanto antes escenarios de diálogo previo, con el fin de evitar confrontaciones y el taponamiento de la vía Panamericana. “Estamos expuestos a otra movilización que dará inicio a partir del próximo 10 de marzo, convocada por las comunidades indígenas a través del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, circunstancia que ha encendido todas las alarmas frente a los traumatismos generados en las protestas anteriores, las cuales, han terminado en vías de hecho, lamentablemente, con graves consecuencias en la dinámica social y económica de toda la región”, le dijo el mandatario regional en una carta al presidente Duque.

A %d blogueros les gusta esto: