Centrales Noticias Regiones

Las cuestionadas empresas que aspiran a construir el metro de Bogotá

El Distrito cerró la convocatoria para que las compañías interesadas en la licitación del megaproyecto pasaran su documentación. La aparición del nombre Camargo Correa, entre otras, generó controversia pues se ha visto envuelta en casos de corrupción. Aunque ninguna se escapa a los cuestionamientos. ¿Por qué?

Este lunes el Distrito publicó el nombre de los consorcios que estarían interesados en la construcción de la primera línea del metro de Bogotá: Consorcio Metro de Bogotá, APCA Metro Capital, China Railway Group Limited, Consorcio Sunrise, APCA Transmimetro, Consorcio Línea 1 y Unión Metro Capital. A primera vista los nombres no decían mucho, pero cuando se supo de las empresas que estaban detrás de esos grupos se generó una polémica.

En uno de ellos, Consorcio Línea 1, está conformado por Camargo Correa, una constructora que se ha visto envuelta en escándalos de corrupción. En 2017, en Brasil, esta compañía llegó a un acuerdo con la justicia a cambio de confesar que entre 1998 y 2014 formó un cartel con otras empresas como Odebrecht, Andrade Gutierrez, Queiroz Galvão, OAS, Carioca, Marquise, Serveng y Constran para repartirse al menos 21 licitaciones de construcción de líneas de metro en ocho estados de ese país. También habrían participado de irregularidades en las licitaciones otras firmas internacionales, como la francesa Alstom y la alemana Siemens.

Pero el escándalo de esa empresa no paró solo en Brasil. En Perú, esta compañía no firmó un acuerdo de colaboración con la Fiscalía, quien la acusa de presuntamente haber pagado una coima de 5,4 millones de dólares al expresidente Alejandro Toledo para quedarse con la concesión del Tramo IV de la Carretera Interoceánica Sur.

En Colombia a pesar de que Camargo Correa no afronta una investigación formal, la fiscalía la tiene en la mira ya que está ejecutando las obras de Hidroituango a través del consorcio CCC Ituango y es la firma con mayor participación (55 por ciento). Teniendo en cuenta la situación actual de la hidroeléctrica y las implicaciones legales y financieras que podría tener para esta empresa, hay varios que consideran que es riesgoso confiar una obra como el metro de Bogotá a esta constructora.

A pesar de su pasado, Camargo Correa se comprometió a devolver 200 millones de dólares en Brasil y gracias a esto no está inhabilitada para continuar con sus negocios ni en ese ni en otros países.  

REDACCIÓN.

A %d blogueros les gusta esto: