¿Por qué le dieron casa por cárcel al alcalde de Envigado?

El escándalo de corrupción que implica al alcalde de Envigado y a otras 8 personas dio un vuelco inesperado. Un juez de segunda instancia impuso medidas más estrictas a la mayoría de los sindicados, entre ellas, dictó casa por cárcel al mandatario Raúl Eduardo Cardona y al secretario de Educación, Diego Echavarría, que se encontraban en libertad, y determinó la detención en cárcel a la exsecretaria de Hacienda, Girlesa Mesa, y al excontralor José Conrado Restrepo.

La audiencia tuvo lugar en el piso 18 del Palacio de Justicia y fue precedida por el Juzgado 11 penal municipal de Medellín, con función de control de garantías. Cabe recordar que el caso llegó a este punto debido a una apelación del ente acusador, que consideró como “deficitarias” las medidas de aseguramiento tomadas el pasado 3 de diciembre por el juzgado 31 penal municipal, que atendió el caso en primera instancia.

El juzgado 11 se refirió en primer lugar al caso en el que presuntamente el exconcejal Jhonson Galeano, por medio del contratista Esteban Rodríguez, habría exigido dineros a funcionarios por facilitar su llegada a cargos públicos.

Frente a este evento el juez de primera instancia había determinado como medida de aseguramiento la casa por cárcel para el exconcejal, y para el contratista y el alcalde, quien presuntamente tenía conocimiento de estos cobros, libertad bajo la restricción de acercarse a la Alcaldía o establecer contacto con funcionarios.

En este caso la medida apelada por el fiscal fue la tomada frente al alcalde porque, según él, debía imponerse una más gravosa dado su poder en el ámbito municipal. El juzgado 11 en cambio indicó que “la coautoría, determinación o constricción no están suficientemente argumentadas”.

Argumentó que en las interceptaciones telefónicas no hay ninguna llamada que relacione al alcalde con Jhonson Galeano en la disposición de los puestos de los funcionarios, sino que existe la llamada al exgerente de Enviaseo, en la que se refieren a la disposición de un cargo por parte del concejal Víctor Giraldo.

En ese sentido el juez comentó que “difícilmente el alcalde hizo un aporte relevante en esas exigencias económicas”. Según él, relacionar ese patrón de conducta con las exigencias del exconcejal sería “hilar muy delgado” y explicó que otras situaciones, como las coaliciones o garantizar la gobernabilidad, podrían explicar el hecho de que el mandatario hubiera expresado que no podía meterse en eso.

REDACCIÓN.