A juicio exrector de la Universidad de Córdoba por vínculos con paramilitares

La Fiscalía 27 Especializada de la Dirección contra Organizaciones Criminales acusó al ex rector de la Universidad de Córdoba, Claudio Sánchez Parra, por el delito de concierto para delinquir agravado, señalado de presuntos vínculos con grupos paramilitares.

Así lo informó el Colectivo de Abogados ‘José Alvear Retrepo’, Cajar, representante de víctimas en el proceso.

“El exrector, quien ejerció su cargo entre los años 2001 y 2002 y posteriormente en el 2006, habría sido nombrado sin concurso de méritos y por presión de la estructura paramilitar comandada por Salvatore Mancuso, que cometió más de 277 violaciones a los derechos humanos contra integrantes de esta comunidad universitaria en esta época, incluyendo asesinatos, amenazas, desplazamientos forzados y secuestros”, indicó la abogada de las víctimas, Yéssika Hoyos, integrante del Cajar.

Todo lo anterior, agregó la jurista, “dentro de un plan de persecución contra el Sindicato de Trabajadores y Empelados Universitarios de Colombia, Sintraunicol, subdirectiva Universidad de Córdoba, y la Asociación de Profesores Universitarios, Aspu, así como contra organizaciones estudiantiles”.

Advirtió además el colectivo que el control paramilitar de la Universidad de Córdoba llegó a incidir en poner fin a las convenciones colectivas, cambiar la naturaleza de los contratos y obligar a sindicalistas a renunciar a sus conquistas laborales.

“Es también importante señalar que Víctor Hugo Hernández Pérez, antecesor de Sánchez Parra, había sido impuesto también por los grupos paramilitares y hoy está huyendo de la justicia, incumpliendo su condena por el homicidio del sindicalista y vicerrector Hugo Iguarán Cotes, recordado por la comunidad como la persona que comenzó las denuncias por los malos manejos administrativos en la Universidad”, puso de presente la abogada.

La investigación, recordó el Cajar en un comunicado, se inició por las denuncias hechas por las organizaciones sindicales que originaron un debate de control político, realizado por el entonces representante a la Cámara cordobés, Gustavo Petro, en el que se denunció cómo los profesores y trabajadores de la Universidad, que se encontraban en paro, fueron obligados a acudir a Santa Fe de Ralito, a la reunión organizada por Mancuso, para dirimir asuntos relacionados con las demandas de los sindicatos ante la institución.

“Según los testimonios recaudados por la Fiscalía, a dicha reunión llegó el exrector Claudio Sánchez en compañía del ex jefe paramilitar, quien lo recomendó para la rectoría y se refirió a él en varias ocasiones como su mejor amigo. Mancuso tenía en su poder las hojas de vida de los docentes”, advirtió Hoyos.

En 2008, cuando Sánchez aún era rector de la institución, recuerda el colectivo, Mancuso rindió versión libre y confesó la incursión paramilitar y el asesinato de profesores y estudiantes de la Universidad cordobesa.

REDACCIÓN.