Alcalde de Envigado, Raúl Cardona, fue enviado a prisión domiciliaria

El proceso judicial en contra de varios funcionarios del Municipio de Envigado y algunos particulares con los que habrían hecho negocios, dio un vuelco ayer. Aunque en diciembre de 2018 la Fiscalía había apelado la decisión de primera instancia, en la que el alcalde Raúl Cardona quedó libre, el caso había estado quieto por la vacancia judicial.

Pero en una audiencia realizada ayer en el Palacio de Justicia de Medellín, el Juez 11 Penal del Circuito, con funciones de control de garantías, revocó casi todas las decisiones tomadas en primera instancia.

El togado ordenó que el alcalde Cardona quedara en casa por cárcel, mientras que la exsecretaria de Hacienda Girlesa Mesa Medina, y el excontralor José Conrado Restrepo, que habían estado en prisión domiciliaria, fueran enviados a la cárcel.

Uno de los cargos por los que el alcalde Cardona está siendo procesado es tráfico de influencias, según la evidencia mostrada por la Fiscalía, el mandatario le pidió a su secretario de seguridad Juan Manuel Botero, —actual alcalde encargado— que mediara para ayudar al concejal Víctor Giraldo, al que la Policía le iba a cerrar un local comercial, por violar la prohibición de venta de licor durante una jornada electoral.

El juez de segunda instancia consideró que este es un hecho de gravedad y consideró que existe el riesgo de que Cardona pueda obstruir la justicia, pese a que desde diciembre tenía expresamente prohibido —por orden de otro juez— acercarse a la sede de la Alcaldía o tener contacto con cualquier funcionario público o contratista de la administración local.

El otro cargo por el que debe responder el alcalde es concusión. De acuerdo con el ente acusador, Cardona al parecer despidió a varios funcionarios que se negaron a pagar coimas al exconcejal Lindon Johnson Galeano, quien sigue en prisión domiciliaria por el mismo caso.

REDACCIÓN.